miércoles, 17 de mayo de 2017

Buenos Aires, yo Te Amo

Su mirada es misteriosa; su corazón, tanguero; su aire, cosmopolita. Ella es tan glamorosa que fue verla y amarla, todo al mismo tiempo. De chica conocí a esta ciudad espectacular, siempre quería venir de paseo. Buenos Aires me impactó. Y cómo no, si yo venía de un pueblo hermoso pero muy chiquito y un día especial se descorrió frente a mí un gran telón y descubrí una ciudad gigantesca, sofisticada, seductora, romántica, vertiginosa..!

Fue un amor a primera vista, un flechazo. Buenos Aires respira nostalgia y bohemia, porque fue construida con los recuerdos y melancolías de los millones de inmigrantes que llegaron esperanzados buscando un porvenir mejor y fundaron una ciudad mágica.

Eran mediados de los años 80 y sus tiendas elegantes, sus cines funcionando todo el tiempo, el Ital Park, sus pizzerías, el Palacio de la Papa Frita y el legendario Pumper Nic! me encandilaron. Fue como tocar el Cielo con las manos. Ya de más grande descubrí las librerías y los teatros de mi amada Calle Corrientes, las fiestas de su tumultuosa vida nocturna y mil cosas más. Su dignidad, su riqueza humana, cultural y espiritual fue el puerto de amarre a mi corazón.

Buenos Aires es una historia a cada paso y decidí que acá iba a vivir. Ella es mía, y yo también le pertenezco, nosotras nos entendemos; hablamos el mismo lenguaje. La mayoría del tiempo es cálida, luminosa, alegre; pero a veces nos peleamos y me trata de manera fría y distante y otras, es melancólica y silenciosa como un domingo de lluvia. Vivo enredada en su encanto.

En ningún otro lugar del mundo se ven cielos como los de esta ciudad. Buenos Aires es tan especial! Conozco lugares de ensueño, ciudades divinas... pero siempre quiero volver a mi ciudad intensa e interesante, a la Gran Capital. Extraño sus voces, su desorden. Entiendo sus códigos... Todo. Aquí viven los míos, aquí soy feliz. Yo siento pasión por Buenos Aires.

En la mítica Calle Corrientes,  Mayo 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario