jueves, 9 de marzo de 2017

Oda para un Cisne muy Amado


Amanece en el bosque 
 y una orquídea enamorada 
suspira por un cisne
que indolente y magnífico se revela
perfumando el aire
con su glamorosa estela

Su altivo universo
es frágil como las mariposas
y su belleza hipnótica
conmueve a princesas y rosas


Hadas mágicas también lo cortejan
pero el cisne, misterioso,
sólo regala sinfonías
en el sublime universo de su propia alegoría

Cisne danzante,
el cielo al verte, 
de oro y nieve por tí se adorna

Tu plácida elegancia,
a las verdes colinas 
  desdibujan,
 y enjugan su tristeza las náyades,
 desairadas

Rendidos caen los hechizos
y hasta los ángeles cantan con tu presencia 
por tu magia, por tu amor
y tu brillante esencia.

Carolina L. Hauscarriaga


Pintura de Vladimir Gusev

2 comentarios: