martes, 17 de mayo de 2016

El Cacique Patoruzú, Querido Héroe Argentino

El Cacique Patoruzú


Patoruzú es un maravilloso personaje de historieta creado por Dante Quinterno en 1928 y sus aventuras hicieron felices a varias generaciones de chicos.
Este superhéroe argentino es el último de los indios Tehuelches y, como es dueño de media Patagonia, su fortuna es inmensa. Pero debido a su gran humildad él solo anda vestido con un ponchito amarillo, pantalones arremangados y ojotas. En la cabeza lleva una pluma sostenida por una vincha y usa el pelo largo.
Como es Cacique debería llevar tres plumas, pero por respeto a su padre, no lo hace. Es pura bondad, íntegro, modesto, generoso y muy ingenuo, por eso nunca detecta por adelantado a los embaucadores que pretenden timarlo.
Ahora eso sí: cuando cae en la cuenta de que alguien tiene malas intenciones no duda en recurrir a la potencia de sus puños.
Su fuerza física es sobrenatural ya que proviene de tres componentes diferentes combinados, uno es el hueso del sagrado buey Apis que su padre le dejó, otro son sus baños en las aguas termales de las tierras de la Patagonia, y el tercero es la fuerza de sus antepasados, además de una alimentación especial que tuvo en su infancia.
Nuestro superhéroe indígena usa unas boleadoras que maneja con destreza milimétrica para atrapar a los malhechores, y a veces recurre también al arco y la flecha; siempre acompañado por Pampero, un caballo tan heroico como su dueño.
Patoruzú, aunque tiene un carácter muy masculino, es tierno y buenazo pero como se cree muy feo es tremendamente tímido con las mujeres; en cambio Isidoro Cañones, su materialista amigo y tutor, que siempre se mete en líos, representa su contracara.
Otros personajes que aparecían en la tira, es decir, su familia, eran:


Familia y Amigos del Cacique Patoruzú


La Chacha, su nodriza, además de quererlo y protegerlo como a un hijo, le preparaba las empanadas más deliciosas del mundo.
Upa, el hermanito menor que tiene una panza enorme y eterna mentalidad de niño.
Patora, su hermana, poco agraciada y muy enamoradiza.
Ñancul, el leal capataz de la estancia.
Pampero, potro salvaje al que Patoruzú domó en dos días y dos noches y desde entonces es su amigo más fiel e incondicional.
Debido al inmenso éxito de esta historieta, más adelante se creó la versión infantil que se llamó "Patoruzito" donde mantuvo sus proverbiales cualidades físicas y morales y vivía grandes aventuras junto a "Isidorito" y a su caballo "Pamperito".


Patoruzito


Yo tenía cientos de estas revistas, Mamá siempre me compraba ésta y muuuchas otras más, no podía volver del kiosco sin alguna de estas revistitas infantiles porque si no, yo armaba un verdadero escándalo. Es que las amaba y algunas todavía conservo, otras pasaron a formar parte de la biblioteca secreta del universo, ¡ahijuna, canejo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario